Salomé Soutelo | El Faro de Vigo |10.06.2015 02:45

El secretario comarcal de Unións Agrarias y responsable de Ganadería de la Unión de Pequeños Agricultores, Román Santalla, trasladó ayer al Ministerio de Agricultura los problemas que padecen ya los agricultores y ganaderos de la zona debido a la sequía. Hace un mes que no llueve, con lo que ya se palpan pérdidas en los cultivos que se utilizan para silo. En concreto, Santalla apunta que la falta de precipitaciones afecta ya al crecimiento del maíz que se sembró en 5.400 hectáreas. En algunos casos, las explotaciones optan por volver a sembrar por segunda vez, asumiendo así un coste de 1.000 euros por hectárea, lo que sin lugar a dudas será una nueva pérdida para el sector, en vista de que la cosecha será mala y de que debido a la sequía ya vuelven a aparecer plagas como el taladro o el alambre. Con estos gusanos aparecen los daños de los cuervos y cornejas, «que están abrasando campos enteros», asegura Santalla.

La sequía también causa que el segundo corte de hierba para forraje sea muy malo o, incluso, inútil. En Deza y Tabeirós-Montes, según los cálculos de Unións Agrarias, se dedican en torno a 19.000 hectáreas a la producción de hierba para silo, así como otras 18.000 a pastos, vitales para las ganaderías extensivas pero que a día de hoy ya están agostados por las altas temperaturas y un viento nordeste que terminó resecando aún más los suelos.

Ante esta situación, a las explotaciones no les queda otra que reducir la ración a sus animales, con lo que también mermará la producción lechera. A falta de conocer los datos estatales, a escala europea tanto Francia como Alemania redujeron su producción de leche, mientras que ésta aumenta en Irlanda o los Países Bajos. El precio medio fue de 31,6 céntimos por litro en abril, por debajo de los 32,3 de marzo.